Ultimas entradas:

Marichalar ya no existe ni en el Museo de Cera


A partir de las once de esta mañana, Jaime de Marichalar, gran aficionado a la Fiesta Nacional, se tendrá que conformar con ver los toros en la plaza. Su figura del Museo de Cera de Madrid dejará de estar en el burladero de atrezzo al que fue ‘marginado’ tras el cese temporal de su convivencia con la infanta Elena.

En mayo de 2008, el todavía duque de Lugo dejó de estar con la Familia Real de cera para pasar a compartir espacio vital con la tonadillera Isabel Pantoja, sus admirados toreros El Juli, Enrique Ponce y Jesulín de Ubrique, y el toro Islero -el astado que mató a Manolete-. No tenía sentido que se mantuviera con su ex y su familia política una vez roto el lazo del amor.

Ahora, cuando ya es público el divorcio oficial que conocimos este martes, corresponde que Marichalar, sin ducado de Lugo, abandone el museo, reservado para personajes relevantes.

Igual que algunos faraones borraban la figura de sus antecesores para que no quedara rastro de su poder pasado, a Marichalar -que ya no figura en la web de la Casa Real- le están borrando de todas partes.

Sin mujer ni ducado

El matrimonio entre la infanta Elena de Borbón y Jaime de Marichalar está oficialmente roto desde el pasado 21 de enero, fecha en la que se efectuó la inscripción de la sentencia del procedimiento de divorcio en el Registro Civil de la Familia Real, pero ya han pasado dos años desde que el matrimonio anuló su relación marital.

Separados físicamente desde el 13 de noviembre de 2007, las noticias relacionadas con su divorcio se fueron sucediendo en tiempo y espacio con intensidad variable. Si al principio la duda tenía que ver con la posibilidad de que se tratara de una pelea conyugal más fuerte de lo habitual con vuelta atrás, -Zarzuela informó de que el matrimonio "quería darse un tiempo para meditar sobre su futuro"- el calendario ha demostrado que no había segunda oportunidad.

La mayor de los Reyes y Marichalar se conocieron en 1988, para casarse siete años después. Fruto del matrimonio nacieron dos hijos: Felipe (1998) y Victoria Federica (2000). Con motivo de la comunión de esta última, este verano, fue la última vez que los duques de Lugo se dejaron ver juntos y desde el 21 de enero, Marichalar no tiene el ducado que le fue asignado al casarse

0 comentarios:

Publicar un comentario