Ultimas entradas:

Las confesiones íntimas de Marta Sánchez a sus amigas


Cita a las 14,30 en el restaurante Pizza Sana Nicanora en el barrio de Hortaleza de Madrid. Tres buenas amigas que quedan para comer: Marta Sánchez, Vicky Martín Berrocal y Raquel Meroño. La sevillana viene tras desfilar en Jerez y pasar los nervios que se deja en cada colección. Ahora es el momento de tomarse un respiro y quedar con las amigas. Y, como es normal cuando tres mujeres se reúnen, se habla sin parar y se confiesan sus secretos más privados.

En resumidas cuentas, que se habló de hombres, parejas y amores, que es de lo que siempre se habla en esas reuniones.
Lógicamente, las mesas vecinas estaban encantadas de poder verlas tan de cerca. La mayoría, ocupadas por compañeros de trabajo, y sobra decir que las antenas casi chocaban para escuchar qué se cocía al lado.

Lógicamente, eran conversaciones privadas, que no tienen por qué desvelarse, pero me cuentan que más de uno se atragantó escuchando cómo se enlazaban asuntos tan sugerentes como temor a los «cuernos», cuidados físicos o amor después de más de un año. Los que hayan visto cualquier capítulo de «Sexo en Nueva York» saben perfectamente de lo que estoy hablando.

Para los auténticos fans de Fangoria son las actuaciones que el grupo ofrece hasta mañana sábado en Joy Eslava y con las que se despiden hasta dentro de un año, tiempo que dedicarán a preparar su próximo álbum.

No me pierdo su primera noche y compruebo que el local se llena hasta la bandera de un público entregado a Alaska que está como nunca sobre el escenario. Ha adelgazado nueve kilos y sus mallas de vinilo le sientan de lujo. El espectáculo es para entendidos en la materia, no son los «singles» sino las canciones de los auténticos seguidores.

Un lujo que aplaudo al igual que Jacobo Martos y Amalia Bono, así como Sigfrido Martín Begué, Massiel y lo que parece una convención de calvos cultivados en los gimnasios. La frase de la noche la firma Alaska, cuando agradece la presencia del público «por haber preferido estar aquí y perderos la actuación de Lomana en «Mira quién baila»». Después dedicó la despedida a Carlos Berlanga, en la memoria de todos. Sin duda, una gran noche para el recuerdo.
BEATRIZ CORTÁZAR

0 comentarios:

Publicar un comentario