Ultimas entradas:

Arrugas y cremas Mito y verdad Eliana Muñoz

Arrugas y cremas
Responde Eliana Muñoz, formadora de Lancôme.
Mito: Se debe empezar a usar una crema antiedad apenas aparecen las primeras arrugas. Las arrugas no son el único signo de envejecimiento de la piel, por lo que no se debe esperar a que sean notorias para comenzar a preocuparse. A los 30 años aparecen líneas de expresión, pero también otros signos de envejecimiento como una textura poco uniforme, irregular, y falta de luminosidad. Para prevenir esto no sólo existen las cremas, sino también otros productos de alta eficacia, como los sueros. No bastan la crema hidratante después de la ducha y el factor solar.
El origen de la juventud de la piel está en nuestros genes. Ellos se expresan produciendo proteínas específicas que se encuentran en la superficie de la epidermis. La presencia de estas proteínas disminuye con la edad. Por eso Lancôme creó el concentrado activador de juventud Génifique, que reaviva la actividad de los genes y estimula la producción de las proteínas que nos hacen ver más jóvenes.

Verdad: Dormir bien previene la aparición de arrugas. Al dormir, la piel se recupera de las agresiones del día y las células se oxigenan. Al disponer de más oxígeno, se activa su metabolismo, lo que ayuda a mantener una piel más sana. Por eso se recomienda dormir 7 a 8 horas diarias. Un dato: a partir de las 7 de la tarde la piel es más escamosa y a las 3 de la mañana es más permeable, lo que favorece la absorción y similitud de las cremas de noche.

0 comentarios:

Publicar un comentario