Ultimas entradas:

Christina Rosenvinge: “Nuestra sociedad idealiza la juventud”

La fogosa Carmen, la gélida Lulú, la tentación de la nínfula Lolita y los superpoderes de Barbarella. Antiguos y modernos, los mitos femeninos llevan al extremo las diferentes caras de la feminidad. Christina Rosenvinge explica historias sobre muchas mujeres enLa joven dolores (Warner). Y, de algún modo, las encarna a todas. De niña prodigio de la música española a mujer sublimada e independiente en todos los sentidos, la madrileña, que por algún extraño pacto fáustico acumula juventud y sabiduría, se ha rodeado de nombres como Benjamin Biolay o Georgia Hubley, de Yo la Tengo, para volver a desnudarse.


Si la etiqueta no se asociara a discos triples de rock progresivo con solos de guitarra de 15 minutos, diría que ha hecho un disco conceptual...

No lo es [risas], pero como es un juego me gusta que todo quede redondo. Empecé con la idea de hacer un disco que revisara los personajes femeninos clásicos. Luego pensé que sería un poco repelente y empecé a hacer otras historias, pero estaba contagiada del estilo.

En algunos casos, las letras son muy narrativas. Algo que sucede en música de raíz latina de nuestros padres y no tanto en el pop anglosajón...

Si alguien quisiera cantarlos, yo escribiría boleros. Esas letras son impresionantes. Las del rock no lo son tanto porque adaptar el español a esos códigos es difícil, el castellano es muy duro fonéticamente. Te lleva a escribir letras que para que suenen bien fonéticamente sacrifican el significado.

De hecho, en inglés es fácil decir cosas como "tristeza infinita". Usted lo hace de una forma desacomplejada.

Hay frases arriesgadas, pero depende de dónde vengas en la canción. Hay una donde se menciona una gota de semen.

Supongo que es lo primero que le preguntan...

No, porque se cortan. Pero me dicen que queda elegante. Supongo que hay que ser madre para hablar de según qué temas y que quede fino.

En alguna hay cierta rabia. ¿Puede haber una canción protesta en España sin americanas de pana?

Debería estar más que superado, pero es un género difícil. Para conseguir una canción de contenido político, hay que tener valor, porque quedan ingenuas.

Hay referencias a maltratos, pero no son evidentes...

Prefiero que queden más abiertas, no panfletarias, que veas el miedo pero no quien lo está creando.

Una canción lleva por título 'Weekend'. Un grupo con ese nombre reivindicó la música popular de la radio de antes de la radiofórmula... ¿Este disco podría sonaren las emisoras generalistas?

La verdad es que por la variedad de gente que viene a los conciertos podría ser. Muchos gays, madres con hijas, señores con amantes de 19 años... Ayer le firmé uno a un señor de 50 años que iba con una jovencita.

¿Se lo comentó?

Sí, ¡de hecho metí la pata porque le pregunté qué tal su hija!

No es fácil incluir matices en una canción de formato de menos de tres minutos...

He aprendido mucho oficio. Las canciones se escriben porque persigues una intuición, una melodía, una frase.

Escuchando el disco, ¿se puede hablar de madurez?

Nuestra sociedad idealiza la juventud. Pero tú eres la misma persona, solo que cada vez sabes más. Cuando cumplí 30 años pensé que se acababa el mundo, pero luego empiezan muchas cosas buenas.

¿Se siente cómoda en el nuevo modelo del negocio, en el que el dinero para el músico está en los conciertos?

El de antes me parecía muy injusto, nos llegaba una cantidad ridícula, pero en el nuevo están en peligro los presupuestos de grabación y promoción.

www.adn.es/

0 comentarios:

Publicar un comentario