Ultimas entradas:

Los Grammy coronan el country de Lady Antebellum y el rock de Arcade Fire

Los componentes de Lady Antebellum fueron los ganadores morales de la ceremonia
La 53 edición de los Grammy alzó al estrellato el country de Lady Antebellum, con cinco premios, y sorprendió al otorgar el principal galardón de la noche, el de Mejor Álbum del Año, al rock de los canadienses Arcade Fire en una gala que combinó los gustos de jóvenes y veteranos.


Arcade Fire, que recibió el gran premio de manos de Barbra Streisand, subió al escenario para despedirse con una atronadora versión de «Ready to Go», uno de los temas más conocidos del disco «The Suburbs», tras haber deleitado al público del Staples Center minutos antes con «Month of May».

«¡Guau!», acertó a decir Win Butler, el líder de la banda, entre varias palabras malsonantes, producto de la sorpresa. «Estamos muy contentos, muchas gracias», agregó.

Los componentes de Lady Antebellum fueron los ganadores morales de la ceremonia con los trofeos conseguidos en las categorías de Grabación del Año (producción del disco) y Mejor Álbum de Country, por «Need You Now», así como Mejor Canción del Año (compositor), Mejor Canción de Country y Mejor Actuación Vocal de Country de un Dúo o Grupo, por la balada que da título a ese trabajo.

«Es la canción que ha puesto nuestro mundo patas arriba», dijo Hillary Scott, la vocalista de la formación, que resultó ganadora en cinco de los seis campos donde estaban nominados. «Nos ha cambiado la vida», añadió abrumada.

Tres premios consiguieron Lady Gaga (Mejor Vídeo Musical Corto, Mejor Actuación Vocal Pop Femenina, ambos por «Bad Romance», y Mejor Álbum Vocal de Pop, por «The Fame Monster») y el rapero Jay-Z, a la Mejor Colaboración Rap y la Mejor Canción Rap, por «Empire State of Mind», y Mejor Actuación de Rap por un Dúo o Grupo, gracias al tema «The Blueprint 3», junto a Swizz Beatz.

La gala, de tres horas y media, arrancó con un homenaje a la altura de Aretha Franklin, «la reina del soul», que se recupera en su casa de Detroit de un cáncer de páncreas, con las voces de Christina Aguilera, Martina McBride, Florence Welch, Jennifer Hudson y Yolanda Adams.

«No os podéis imaginar lo emocionada que estoy», dijo Franklin en un mensaje grabado. «Gracias por vuestros deseos y oraciones. Me hubiera encantado estar con vosotros, así que el año que viene, ¿vale?», agregó ante los aplausos de los espectadores.

La ceremonia contó con actuaciones espectaculares entre las que sobresalieron las de Lady Gaga («Born This Way»), Muse («Uprising»), Bob Dylan -con su sempiterna armónica- junto a Mumford and Sons («Maggie's Farm») y el recital de música negra con el R&B y el soul de Bruno Mars, B.o.B y Janelle Monae, al interpretar «Nothin' On You», «Grenade» y «Cold War».

Gaga volvió a dar la nota. Primero con su entrada en la alfombra roja «incubada» en un huevo gigante o capullo, después con la potente presentación de su nuevo sencillo, «Born This Way», y finalmente con su atuendo, enfundada en un delirante vestido de cuero, al recibir uno de los premios.

Otros momentos destacados llegaron con Miranda Lambert («The House That Built me»), el trío formado por Justin Bieber, Usher y Jaden Smith («U Got It Bad», «Baby» y «OMG»), Lady Antebellum («If You Don't Know Me By Now», «American Honey» y «Need You Now»), la extraña pareja formada por Cee Lo Green -vestido como un pavo real- y la actriz Gwyneth Paltrow en «Fuck You», y una sugerente Katy Perry («Not Like the Movies» y «Teenage Dream»).

Aunque, sin duda, la ovación de la velada se la llevó Mick Jagger, en su primera actuación en directo en los Grammy, con una versión del «Everybody Needs Somebody To Love», en homenaje al fallecido Salomon Burke.

La temperatura fue en aumento con la aparición de Rihanna y Eminem, que interpretaron «Love The Way You Lie». Eminem, favorito con diez candidaturas, se alzó con dos estatuillas, entre ellas la de Mejor Álbum de Rap, por «Recovery». Y la cantante de Barbados repitió bajo los focos junto a Drake con «What's My Name», donde lució un espectacular vestido rojo que resaltaba su espectacular figura.

Otra de las grandes sorpresas de la noche la protagonizó Esperanza Spalding, que consiguió el premio de Mejor Artista Novel al imponerse al canadiense Justin Bieber.

En la recta final Kris Kristofferson presentó a Barbra Streisand, que el pasado viernes recibió el premio Persona del Año, de la Academia de la Música.

«Es una de las estrellas más brillantes en este universo», dijo Kristofferson, justo antes de que la mítica cantante y actriz interpretara una versión de ensueño de «Evergreen».
lavozdegalicia.es

0 comentarios:

Publicar un comentario