Ultimas entradas:

Claves para perder tejido adiposo y no recuperarlo


Anualmente, en todo el mundo se gastan millones de dólares en distintos conceptos destinados a un único objetivo: disminuir la masa adiposa.

¡GRAN ERROR! La población no está más adiposa sino con menos masa muscular. La comodidad acelerada que plantea la sociedad es la madre generadora de esta situación. Pero no es el objetivo de quien escribe analizar a la sociedad ni la inactividad.


La manera más eficiente, inteligente, saludable y barata de disminuir la masa adiposa es conservar y crear más músculo. La pérdida del tejido muscular muchas veces ocasionado por las dietas hipocalóricas (cuyo objetivo es disminuir el tejido adiposo) produce más tejido adiposo…. ¿No es contradictorio? Sí, lo es. Y esto no queda así…

La pérdida de tejido muscular llamada “sarcopenia” o el aumento de la cantidad de grasa son fenómenos que disparan una serie de alteraciones metabólicas y biomecánicas que pueden generar desde una diabetes hasta una lesión de columna vertebral. La sarcopenia conduce a varias enfermedades característica de la tercera edad. No se pierde músculo porque se envejece, sino que se envejece por la perdida de músculo. Es decir que la falta de uso es lo que envejece al sarcómero (al músculo).

En resumen, la pérdida del tejido muscular:

* Disminuye la posibilidad de producir mayores montos de energía, ya sea por unidad de tiempo o en el tiempo. Esto implica menor posibilidad de oxidar substratos energéticos, derivados de las grasas.
* Una menor secreción hormonal o de ajustes eficientes de los mecanismos de termorregulación.
* Menor posibilidad de estimulación de los sistemas cardiorespiratorios.
* Es sinónimo de una pérdida de la capacidad física y de trabajo.
* Disminuye la posibilidad de aumentar la capacidad funcional de los órganos y sistemas por falta de una adecuada estimulación fisiológica.

Desgraciadamente, no hay una manera mágica de conseguir librarse del tejido adiposo de un área específica, tal como caderas, abdomen o muslos, sino que hay maneras de reducir la grasa en general (la localización del tejido adiposo es una respuesta a las hormonas y la genética). La mejor manera de perder la grasa y que ésta no vuelva más, es tener una buena masa muscular activa.

La realidad es que para disminuir el tejido adiposo lo primero que se hace es dejar de comer.

Veamos que pasa con esta situación: así como el tejido muscular requiere 20 a 30 calorías, cada 500 gramos de músculo, el tejido adiposo requiere sólo 1 ó 2 calorías para mantener 500 gr. por día. Es decir, es un tejido tremendamente eficiente para el organismo. No cuesta nada mantenerlo.

Por esto, frente a la falta de calorías en una dieta hipocalórica, lo primero que hará el cuerpo es disminuir lo que le ocasiona gasto: la masa muscular. Y conserva lo que no le cueste: la masa adiposa.

¿Cómo hacer para perder grasa y ganar músculos? De eso hablaremos en la próxima entrega. Como ya hemos mencionado, no daremos recetas mágicas ya que no existen, pero trataremos de suministrar lineamientos de cómo deberían ser los trabajos con pesas para lograr tan deseado objetivo. Es indispensable conocer las estrategias de la alimentación, para ello se debe ver a un Licenciado en Nutrición.

Autor
Mauricio Siri
info@medioslentos.com

Referencia bibliográfica:
Horacio E Anselmo. CLAVES PARA EL ENTRENAMIENTO DE LA FUERZA Y LA POTENCIA (Síntesis del capitulo 11 “NUTRICION Y SUPLEMENTACION MAGNITUD DE SU IMPORTANCIA” por la Lic. Karina Fuks)

www.medioslentos.com/

0 comentarios:

Publicar un comentario