Ultimas entradas:

Gunter Sachs, el último playboy se ha suicidado

Se le puede considerar el estereotipo de una especie en extinción, la del eterno playboy. Gunter Sachs tenía dinero, fama y estuvo casado con un mito erótico del cine, Brigitte Bardot. Como heredero de una inmensa fortuna dedicó su vida a gastarlo en sus múltiples aficiones.


Hijo del industrial alemán Willy Sachs y nieto de Ernest Sachs, uno de los pioneros de la bicicleta moderna y de Wilhelm von Opel, fundador de la fábrica Opel, era fotógrafo, coleccionista de arte y astrólogo. Ayer falleció a los 78 años de edad en su chalet de la selecta villa suiza de Gstaad. El empresario fue encontrado por su hijo, y según informaciones de la Policía podría haberse quitado la vida de un disparo. La Fundación de la actriz francesa aclaró que la causa de la muerte fue el suicidio. «Telefoneamos al secretario particular de Gunter, quien nos confirmó el suicidio, pero no sabemos exactamente cómo se ha producido», declaró un portavoz.

Fuertes lazos
La noticia parece haber pillado desprevenida a Bardot, quien «fue informada y se encuentra bastante afectada». Según el mismo portavoz, «conservaba aún lazos muy fuertes con Gunter que incluso asistió al 20 aniversario de su Fundación». La vida fácil desde que era muy joven le precipitó hacia su primer matrimonio con Anna Marie Faure, quien falleció en accidente de automóvil. Se convirtió entonces en uno de los «playboys» de referencia de los años 60 y 70, habitual en las fiestas de Onassis y que compartía mesa con Paul Belmondo, Alain Delon y la modelo Twiggy. Para demostrar que no en su vida todo fueron excesos y «glamour» y escudándose en su insomnio intentó mostrarse siempre como un hombre polifacético.

Tras su primer y fallido enlace se quedó prendado de la Bardot, con quien contrajo matrimonio en Las Vegas el 14 de julio de 1966 de manera discreta (sin embargo, las publicaciones de la época se hicieron eco del enlace), aunque su unión apenas duraría tres años. Aunque también se le adjudica haber sido el amante de la ex reina iraní Soraya Esfandiary, su verdadero triunfo en el amor llegó con su tercera esposa, la antigua modelo sueca Mirja Larsson con quien vivía en una estación suiza desde que se unieron en 1969. Tuvieron tres hijos, aunque siempre deseó haber sido padre de una niña.

Coleccionista de arte
También era Sanchs un mecenas e inversor y su estilo de vida y sus múltiples negocios (dirigía la empresa familiar Fichtel and Sachs y levantó una cadena internacional de moda, Mic Mac) lo convirtieron en uno de los coleccionistas de arte contemporáneo más destacados de Alemania. Sus contactos personales con artistas de la talla de Jean Fautrier, Andy Warhol (quien reprodujo su rostro en una de sus serigrafías llenas de color), César, Arman, Yves Klein, Dalí y Allen Jones le permitieron hacerse con algunas de sus obras.

Como fotógrafo, realizó numerosos catálogos y fue uno d elos profesionales más cotizados de «Vogue». A finales de los 90 empezó a apasionarse por la astrología y publicó un libro, que fue un exito de ventas, antes de crear en Suiza un Instituto para el Análisis Empírico y Matemático de la Verdad de la Astrología, un centro para investigar las conexiones entre los signos astrales y el comportamiento humano. En una entrevista en 2007 aseguró a la revista «Bunte» ser «uno de los últimos de su clase», y probablemente tenía razón

Una declaración de amor desde el aire
Sólo estuvieron tres años juntos, desde 1966 a 1969, pero su historia fue intensa, tanto como el comienzo. Cuentan que horas después de producirse el primer encuentro entre ambos, el magnate, desde un helicóptero, bañó en rosas la mansión de Bardot en la costa azul. Pocas semanas después de semejante declaración, se casaron en Las Vegas, aunque no como unos turistas cualquiera.
/www.larazon.es

0 comentarios:

Publicar un comentario