Ultimas entradas:

Disciplina, la fórmula de Angie Carolina Hernández Otálvaro

Doscientas medallas ha ganado la atleta Angie Carolina Hernández Otálvaro, preseas que se convierten en su amuleto de la suerte.

Esta tolimense, considerada como una de las fuertes competidoras para Juegos Nacionales de 2012, nació con estrella.
Ella disfruta cada gloria como si fuera el último triunfo de su carrera deportiva, iniciada seis años atrás, y que desde hace 12 meses alterna con el modelaje, su otra pasión.

Tanto al deporte como a las pasarelas llegó sin estarlos buscando; sencillamente estuvo en el lugar y momento indicado, pero les inyecta su mejor fórmula, la disciplina.
Sus primeras figuraciones en el atletismo se dieron en los Intercolegiados, con el Colegio Tolimense, en los cuales en repetidas ocasiones fue llevada al estadio Manuel Murillo Toro, escenario deportivo en el que despertó el interés de los entrenadores, cuyo ‘ojo clínico’ les permitió descubrir que tenía talento.
Situación similar se repitió cinco años después ésta vez entre los fotógrafos, quienes la convencieron de su potencial para el modelaje no sólo por su esbelta figura y facciones asiáticas, sino por su buen registro, cualidades de las que se enorgullece, o que lo digan todos sus amigos de las redes sociales con quienes comparte sus mejores instantáneas.
A los 18 años, esta joven alegre, dicharachera y amante del buen cine, que sueña con radicarse en el exterior, para perfeccionar el salto con garrocha, cursa segundo semestre de Educación Física, en la Universidad del Tolima, y hoy es nuestra invitada a la sección ‘Antes de…’ saltar con su pértiga.



¿Cuál ha sido su mejor salto en la vida?
"El haber obtenido el título Suramericano de atletismo. La emoción sentida es indescriptible, pues durante los meses de entrenamiento no habíamos podido lograr el resultado que se dio en la pista".

¿La han eliminado por saltos nulos?
"Sí, en el colegio por locuras de infancia que son mejor borrar de la memoria; les puedo decir que por hacer lo que no debía recibí un castigo".

¿Cuándo la dejaron a mitad de carrera?
"Hace un buen tiempo se había planeado un viaje familiar al cual no fui llevada por mis compromisos deportivos, fue triste, pero no traumático".

¿Cuál ha sido su peor caída?
"Dificultades de mis padres, que por más que intenté evitar me afectaron".

¿Dónde ha tenido su mejor salto?
"En la pista y en las pasarelas, como ese día en que me escogieron para el staff de modelos de un esperado desfile en Plazas del Bosque".

¿Cuál ha sido el listón más difícil de pasar?
"Los sacrificios que implican ser deportista, entre ellos no poder salir a bailar ni compartir tanto como quisiera con mis amigos, esto es difícil a mi edad".

¿Cuál es su marca personal a superar?
"La felicidad absoluta".

¿En el salto de garrocha el tamaño importa?
"Claro que importa (risas)".

¿Cuál es la pértiga que la acompaña en cada momento?
"Mis padres, porque son mi motor para seguir y mi apoyo incondicional".

¿Los golpes que le ha dado la vida han sido suaves como cuando cae a la colchoneta de salto?
"Sí, porque en mis 18 años de existencia han sido pocas las dificultades. Lo he tenido todo".

www.elnuevodia.com.co

0 comentarios:

Publicar un comentario