Ultimas entradas:

Elle Macpherson desvela sus intimidades


Una señora como Elle Macpherson, que gana unos 80 millones de dólares anuales vendiendo lencería íntima, no puede exponer sus colecciones sin guardaespaldas. Tras su vertiginosa carrera como escultural modelo, y sucesivos maridos, seducidos y abandonados en su larga marcha hacia ella misma, Elle Macpherson ejerce de mujer de negocios con braguitas de seda y mano de hierro.


La presentación de su nueva colección de lencería íntima, deportiva, sensual, osada y al alcance de casi todos los públicos pudientes, se ofició ayer en los bajos de unos grandes almacenes (Printemps) escogidos tras una larga operación de chalaneo trasatlántico. Y en su lanzamiento intervinieron tantos guardaespaldas como asesores en imagen.


Durante la sesión de fotos, una veintena de «gorilas» de piel negro azabache -las más de las veces- observaban con los brazos cruzados cómo la señora, frente a ellos y la jauría fotográfica, glosaba los encantos de sedas y puntillas en braguitas y otras joyas de lencería ultramarina.


Tras la sesión de fotos, una larguísima hilera de señoras (de todas las edades), señoritas (de la más diversa condición social), señores jóvenes y maduros, incluso padres con niño, se apretujaban de mala manera esperando poder comprar una joyita para andar por casa. Con firma de Mrs. Macpherson.


Entre grititos femeninos, y apretujones de señores prestos a pagar 300 euros del ala para llevarse algo muy íntimo, la dinámica y escultural mujer de negocios enarbolaba incontables sonrisas, bajo la tutela de un hercúleo negro vestido de negro.

JUAN PEDRO QUIÑONERO | PARÍS

0 comentarios:

Publicar un comentario