Ultimas entradas:

Kevin Costner: «Sé que muchos vienen a oírme por curiosidad»


Bronceado, más rubio de lo habitual y sobre todo, muy distentido, Kevin Costner atendió ayer a la prensa horas antes del primer recital que ofreció en el Palau de la Música (hoy repite). Y lo primero que hizo fue explicar que precisamente en España, mientras promocionaba Trece días, se dio cuenta de que lo que realmente quería era volver a cantar. De ahí su empeño en iniciar su gira europea aquí, «sin saber si vendría alguien o no», confesó, entre risas.


«Estábamos en Madrid y me sorprendió ver a tanta gente queriendo ver el filme. Estaban tristes por no poder entrar y yo no podía ofrecerles nada. Y en la sala me ocurrió algo similar. Aplaudían tras más de dos horas sentados, pero quería darles algo más. Y pensé que con la música les arrancaría sonrisas y, encima, no tendrían que estar callados y quietos». Al protagonista de Un mundo perfecto le entraron entonces ganas de «sorprender» con algo distinto, porque estaba harto de escuchar siempre lo mismo: «Que soy más alto de lo que parezco».

Así que desenfundó su guitarra, recuperó a parte de los integrantes del conjunto que había montado 20 años atrás y grabó Untold truths, con la mitad de las piezas de su autoría. Lo mismo que Turn it on, el disco que anoche presentó.
«No tocaría si no contara con composiciones originales», aseguró ayer el intérprete estadounidense tras comentar que «lo más espectacular de tocar en directo es que no hay dónde esconderse».
El actor admitió estar acostumbrado a «colocarse en situaciones» en las que puede «fracasar estrepitosamente», pero que tiene mucha confianza en su música. Pero, ¿se ha preguntado qué mueve a la gente a ir a sus conciertos? «Claro. Sé que muchos vendrán por curiosidad, porque me quieren ver en persona, también habrá quien quiera oír mi música de cerca. No me importa el motivo, pero sí saber que esa noche tocamos para ellos y la experiencia que eso supone».

GUERRA DE VIETNAM / Costner recordó que creció rodeado de música. «Tocar el piano era una obligación, como comer verduras». Y la confusión que vivió en el 1968. «Mi hermano fue a la guerra de Vietnam y nuestro país estaba dividido. Había quien culpaba a los jóvenes soldados y mi hermano, que tenía 17 años, comprobó al volver que chicos de su edad le escupían. Yo tenía 15. No sabía cómo me sentía. Solo que me encantaba el rock». ¿Y qué película cree que ganará en los próximos Oscar? ¿Ganará Avatar, filme que curiosamente guarda similitud con su Bailando con lobos? «He oído antes estas comparaciones, pero creo que Cameron ha hecho una película fantástica; creo que sí, que ganará».
NÚRIA MARTORELL
BARCELONA

0 comentarios:

Publicar un comentario