Ultimas entradas:

Isabel Pantoja recibe la citación judicial en medio de un circo mediático

La cantante ha acabado con el vestido roto en un tumulto, por lo que el juez ha decidido que saliera al coche por los calabozos
Pocas veces se ha visto a la puerta de unos tribunales tal espectáculo. Una auténtica avalancha de periodistas, vecinos indignados y seguidores entusiasmados han acudido a primera hora de la mañana a los juzgados de Marbella para comprobar, in situ, como la cantante Isabel Pantoja recogía la citación de inicio de juicio oral por la pieza separada del caso Malaya. La cantante se ha visto inmersa en un auténtico tumulto y ha acabado con el vestido roto y una queja expresa del juez a la actitud de la prensa.
Aunque estaba citada a las 10 horas de la mañana, desde dos horas antes la calle de los juzgados --en una de las zonas de más trasiego de Marbella-- era ya un auténtico hervidero de gente, especialmente medios de comunicación y periodistas de la prensa rosa. Cada programa de televisión, ya fuera informativo o magazine, había destacado en la zona un equipo.

A ellos se han ido sumando poco a poco gente de camino al trabajo o madres que llevaban a sus hijos al colegio. No pocos han terminado haciendo el trayecto escolar solos, dado que sus progenitoras decidían cambiar de planes ante el revuelo que se intuía. Sobre las 9 horas, un grupo de paparazzi ha avistado el Mercedes en el que llegaba la cantante, y ha comenzado el linchamiento mediático.

Un 'via crucis'

Los fotógrafos y cámaras se han echado encima del vehículo, que apenas podía avanzar seguido de una caravana de vehículos tocando las bocinas. En la avalancha se han mezclado incluso dos señoras de mediana edad que querían llegar hasta la Pantoja para darle ánimo.

El coche ha conseguido llegar a la entrada principal del juzgado, aunque la cantante, que iba acompañada por su representante, ha pasado casi diez minutos en su interior ante la imposibilidad física de abrir la puerta. La Policía Nacional ha llegado cuando los camarógrafos ya habían organizado un rudimentario pasillo para acompañar a la artista, que ha iniciado un auténtico via crucis por las escaleras.

Las señoras han conseguido su objetivo y han sido las primeras en saludarla, como se han encargado de relatar luego entre la envidia de sus amigas. La jauría de periodistas, con la Pantoja entre lágrimas en el centro, apenas lograba avanzar.

La artista ha conseguido llegar hasta el juzgado con el vestido roto, por lo que el juez, tras condenar públicamente el incidente y lamentar la actitud de la prensa, ha decidido que la salida se hiciera por la puerta de los calabozos. De esta forma, apenas tendría que andar unos pasos para montarse en el coche.

Insultos y abucheos

Y de nuevo se ha producido el espectáculo. Algunos vecinos indignados han aprovechado el momento para condenar ya a la cantante "que ha dejado en la ruina a la ciudad", o para asegurar que sabía lo que hacía, "porque si no, no se explica que sacara 3.000 euros todos los días del cajero". "De dónde se pensaba que venían", decía Eva, que ha recordado que, por eso, ella tenía que llevar lejía de su casa al colegio para poder limpiar.

Otros se han divertido con los movimientos de los periodistas corriendo de un lado para otro. Una señora que estaba paseando al perro se ha convertido en la fuente que indicaba a los fotógrafos por donde se estaba preparando la salida. Ni siquiera los funcionarios han sido capaces de resistirse y observaban el circo desde las ventanas.

Tres años después, la Pantoja ha vuelto a salir por los calabozos de Marbella mientras era abucheada por una multitud de vecinos al grito de "sinvergüenza, choriza" o "devuelve el dinero". Para evitar el mal rato, el chófer ha decidido poner la radio a todo volumen, aunque los sones de Piensa en mí, de Luz Casal, se han mostrado insuficientes para amortiguar el griterío, por lo que ha habido que acompañarlo de más bocinazos. Mientras, la muchedumbre se ha quedado comentando la jugada y llamando por teléfono a las vecinas para anunciar su aparición en las cadenas de televisión.

Para la crónica judicial queda que Isabel Pantoja deberá presentar en las próximas horas una fianza de 3,6 millones de euros, o le serán embargados bienes por esa cantidad en concepto de responsabilidad civil y a fin de garantizar las posibles indemnizaciones a las que fuese condenada en el futuro juicio. Por su parte, Julián Muñoz y Maite Zaldívar no han podido presentar sus respectivas fianzas de 7,46 y 2,6 millones de euros, por lo que el juzgado iniciará ahora una investigación patrimonial para determinar si es posible embargarles inmuebles y propiedades por esa cantidad.

Cabe recordar que Isabel Pantoja actúa estos días en Barcelona, hasta el próximo domingo, en el teatro Coliseum, inmersa en la gira de Así es la vida, un espectáculo musical de dos horas anunciado como un recorrido íntimo y personal por los momentos más significativos de su vida.
JULIA CAMACHO (MARBELLA)

0 comentarios:

Publicar un comentario