Ultimas entradas:

Nutricosmética: Complementos nutricionales de la A a la Z

El boom de la cosmética de tercera generación nos ha conquistado del todo. Hoy vemos tantas y tan variadas opciones que aquí te damos una mano para no perderse.
¿Cuándo las pastillitas, cápsulas, polvos y líquidos, especialmente enriquecidos con vitaminas, minerales, aminoácidos, lípidos o fibras dietéticas, se instalaron en nuestros botiquines y cosmetiqueros? Es difícil de precisar, pero lo cierto es que hoy dar un mejor aspecto a nuestro cuerpo está muchas veces en manos de lo que se llama “cosmética de tercera generación”, complementos nutritivos que por nuestra dieta deficiente muchas veces no podemos ingerir, y nos hacen falta.

Hoy en el mercado hay decenas de ellos; cada cadena de farmacias trabaja más de alguna línea o marca propia, y su consumo muchas veces se da espontáneamente. ¿Cuáles son los límites? En general este tipo de productos no tienen contraindicaciones; sin embargo, hay casos puntuales en que es mejor evitarlos. Así lo asegura el médico nutriólogo de la Clínica Alemana, Claudio Mizón, quien asegura que no hay que ingerirlos tanto en el embarazo como en la lactancia, no pueden consumirlos los menores de edad ni las personas con ciertas patologías. Por ejemplo, las personas con hipertensión deben evitar cualquier producto con altas dosis de cafeína.

Asimismo, el médico dermatólogo de la Clínica UC San Carlos de Apoquindo, Cristián Andrés Vera Kellet, advierte que algunos componentes podrían exacerbar patologías previas. “Aquellos con tendencia al acné pueden presentar una exacerbación de él, al consumir suplementos que contengan derivados de la vitamina B. La hierba de San Juan puede aumentar el efecto de los medicamentos indicados para tratar la depresión, VIH, cáncer o anticonceptivos, entre otros. El ginseng puede aumentar los efectos estimulantes de la cafeína (al igual que lo hacen el té, las bebidas gaseosas y el café), y también puede bajar los niveles de azúcar en la sangre, con lo cual aumenta la posibilidad de problemas cuando se toman medicamentos para la diabetes. Aquellos que consumen ginkgo biloba, puede aumentar el riesgo de hemorragias si se encuentran tomando anticoagulantes o antiagregantes plaquetarios”.

Por esta razón, los especialistas recomiendan que si se tiene algunos de estos padecimientos, es importante que antes de consumir algún complemento nutricional, consulte a su médico.

¿Cuál es su alcance? El dermatólogo de la UC explica que, si bien el envejecimiento es algo imparable, existen ciertas medidas para evitar que éste se acelere: evitar la exposición solar, el uso de fotoprotectores (bloqueadores solares), dejar de de fumar y beber alcohol, alimentación sana, mantener un peso adecuado y control de las enfermedades para evitar deterioro progresivo del organismo; además, pueden utilizarse como complemento

antioxidantes tópicos, aunque internamente la piel contiene algunas sustancias con esa acción, reduciendo así el daño celular por oxidación. ¿Cuáles? Vitamina C, vitamina E, flavonoides, entre otros. “También se ha determinado que una dieta baja en grasas, o aquellas que incluyen ácidos grasos como Omega-3, confieren un efecto protector mediante la disminución en la inflamación y sustancias carcinogénicas. Aunque el envejecimiento fisiológico comienza a los 25 años aproximadamente, éstas medidas debieran ser consideradas desde siempre”, agrega Vera Kellet.

La cantidad de complementos nutricionales que existen en el mercado pueden muchas veces confundir para elegir el correcto. Según los expertos, lo mejor es que tengan control de calidad, tratar de decidirse por aquellos que tengan un respaldo y siempre consultar a su médico tratante en caso de tener patologías previas o consumir algún medicamento antes descrito. Además leer atentamente las etiquetas, ya que lo que cuenta son los ingredientes activos que poseen y su cantidad. Aquí un listado de cuál es cuál en este mundo:

A

A, vitamina o retinol. Sirve para el desarrollo de los huesos, funcionamiento de todos los tejidos, previene enfermedades respiratorias, mejora la visión y previene el cáncer.

Aceite de rosa mosqueta. Rico en ácidos grasos esenciales, actúa en la regulación de la elasticidad cutánea y en el restablecimiento de la hidratación.

Aloe vera. Potente cicatrizante y regenerador de tejidos, además de excelente digestivo.

Alcachofa. Potente efecto depurativo, favorece la función biliar, mejora la digestión de las grasas, ayuda a eliminar toxinas por vía renal y es laxante y diurética.

Ácido linoleico. De la familia de los aceites Omega-6, ayuda a reducir el riesgo de padecer ciertas enfermedades del sistema circulatorio, sube las defensas, disminuye la grasa corporal, la presión arterial y el colesterol.

B

B1 o Tiamina. Controla los estados de ánimo y el humor, favorece la memoria y concentración, ayuda al crecimiento y a la digestión de las grasas y azúcares.

B2 o Riboflavina. Sirve para un adecuado crecimiento, mantiene sana la piel, las uñas, el cabello y las mucosas, y mejora la visión.

B6 o Piridoxina. Incrementa el rendimiento muscular y la producción de energía a partir de las grasas acumuladas en el organismo.

B12 o Cianobalamina. Contribuye al desarrollo normal del sistema nervioso e interviene en el crecimiento; es indispensable para la médula ósea, el correcto funcionamiento del tracto gastrointestinal y la síntesis de glóbulos rojos. No se debe mezclar con vitamina C, ya que ésta anula la absorción de la vitamina B12.

Betacaroteno. Misma función que la vitamina A, es ocupado para el síndrome de fatiga crónica. Efecto antioxidante y ayuda a mantener el bronceado. Está contraindicado para embarazadas.

C

C (vitamina) o ácido ascórbico. Potente antioxidante, actuando para disminuir el estrés oxidativo.

Centella asiática. Ayuda a combatir la celulitis y la gordura, a que los tejidos retomen su forma, función y estructuras originales.

Castaño de Indias. Tiene propiedades anti-inflamatorias, reduce los edemas (acumulación de líquidos) después de un golpe..

Cafeína. Diurética y estimulante del sistema nervioso central.

D

D (vitamina). Regula los niveles de fósforo y calcio en la sangre, contribuyendo a la mineralización y formación ósea y es esencial para el desarrollo del esqueleto.

E

E (vitamina) o Tocoferol. Beneficiosa para el sistema circulatorio, tiene propiedades antioxidantes, mejora la vista y ayuda en la prevención de la enfermedad de Parkinson.

G

Ginko biloba. Mejora la memoria y la función cerebral, la depresión, la circulación cerebral y periférica y se utiliza para mejorar significativamente la respuesta erectiva.

Guaraná. Dietético natural. Previene contra el mal funcionamiento del sistema cardiovascular y gastrointestinal. Retardador del envejecimiento, energizante.

H

Hierba de San Juan. Se utiliza para el tratamiento de la ansiedad y las alteraciones del sueño.

J

Jalea real. Tiene funciones reparadoras y antioxidantes.

K

Keratina. Proteína fundamental para el crecimiento de uñas y pelo.

L

L-Carnitina. Generador de energía, elemento clave para la correcta oxidación de los ácidos grasos. No es un quemador de grasa, sino ayuda a que se quemen correctamente.

Lecitina de soya. Emulsionador de las grasas, manteniéndolas en movimiento constante para evitar que se depositen en lugares específicos

Linaza. Contiene aceites altamente nutritivos. Ayuda al tránsito intestinal y a mantener saciedad en el estómago.

M

Melatonina. Favorece el sueño profundo y la salud cardiovascular. Actúa contra el envejecimiento.

N

Noni. Tene componentes que pueden ayudar al cuerpo humano a regenerarse celularmente y a incrementar las defensas del mismo, de manera natural.

O

Omega-3. Aceite esencial con propiedades anticancerígenas, anti-inflamatorias y antioxidantes. Mejora los dolores menstruales.

P

Propóleo. Rico en bioflavonoides y aceites esenciales, mantiene la piel lisa y sin arrugas.

Q

Q10 (coenzima). Antioxidante que contrarresta los efectos de los radicales libres.

S

Spirulina o espirulina. Alga de alto valor proteico, que contienen además minerales y vitaminas. Buen desintoxicante.

T

Té verde. Estimulante, antioxidante, baja los niveles del colesterol malo, acelera el metabolismo ayudando a controlar el peso.

Té rojo o Pu-Ehr. Ayuda a quemar grasas y a bajar los niveles de colesterol malo. Colabora con la digestión.

U

Uva (semillas). Potente antioxidante, anti-bacteriano y anti-inflamatorio. Ayuda a mantener la salud de la piel, los ojos y el cerebro. Previene la formación de placas en las arterias y también retrasa los efectos del envejecimiento.

V

Vinagre de manzana. No es “quema-grasa”, pero sí es beneficioso para la digestión acelerada de éstas, eliminándolas del organismo con gran eficacia.

Y

Yerba mate. Energizante, quita el hambre, antioxidante.

Z

Zinc. Mineral conocido por favorecer el crecimiento, el desarrollo sexual y la cicatrización de heridas.

Por Pilar Huilcaleo Mateluna

0 comentarios:

Publicar un comentario