Ultimas entradas:

Un enemigo en tus pies...

Los tacones altos no sólo son un accesorio imprescindible a la hora de vestirse con glamour, sino también un indiscutido ícono de nuestra femineidad. Montadas en nuestros tacones preferidos, muchas nos sentimos más estilizadas, más sexys, más seguras y, por qué no, más mujeres. Pero como tal vez ya sepas, el uso y abuso de los tacones puede impactar en tu salud. Estos consejos podrían ayudarte.
Un alarmante gráfico en el Washington Post alerta sobre los efectos que los tacones altos pueden producir en músculos, huesos y articulaciones.



Al alterar la postura mientras caminamos, "los tacones altos ponen excesiva fuerza en la cara interna de la rodilla, un sitio común para la osteoartritis de las mujeres", explica uno de los gráficos y señala además los efectos sobre la alineación de la columna vertebral , que afectan la postura cuando estamos de pie.



Los tacones también podrían dañar los músculos de la pantorrilla, alerta el periódico, que al ajustarse al ángulo de los tacones, podrían acortarse y contraerse. Otros posibles efectos son adormecimiento de los dedos del pie, contracción del tendón de Aquiles, juanetes, dedos martillos, daños en los tobillos y dolores en la planta de los pies.



La buena noticia ante este poco alentador panorama es que podemos tomar precauciones para reducir el efecto nocivo de nuestros amados tacones altos. ¡Toma nota!



- Infórmate. Consulta a tu médico especialista cómo usar tacones altos de una manera segura. Infórmate acerca de la anatomía del pie y de qué manera usar los zapatos equivocados podría lastimarte.



- Una cuestión de confort. Juzga los zapatos por cómo te sientan, no por el talle que calzas. Si se sienten apretados, no los compres. También fíjate en la altura de los tacones. No los uses más altos de lo que te resulta cómodo. Cuida también que sean lo suficientemente anchos como para resultarte cómodos.
Mide tus dos pies. A veces el tamaño entre uno y otro difiere. Cuando te pruebes los zapatos, cuida que siempre haya media pulgada de espacio desde donde termina tu dedo gordo hasta la punta del zapato. Pruébate siempre ambos zapatos.


- Varía tus zapatos regularmente y utiliza plantillas en todos. Esto te ayudará a reducir el dolor que pueden producirte los tacones.
- Trata de comprar los zapatos al final del día, cuando tus pies están un poco más distendidos que en la mañana.



- Selecciona materiales flexibles, como cuero o tejidos. Si eres de las que están montadas en los tacones todo el día, haz ejercicios de estiramiento al final de la jornada.



- Escucha a tu cuerpo. Él te avisará cuando los tacones altos empiecen a afectar tu salud. Entonces, sácatelos y dales un respiro. Hoy en día hay una cantidad de opciones en zapatos chatos que pueden lucir tan sensuales y elegantes como el más sexy de los stilettos.

0 comentarios:

Publicar un comentario