Ultimas entradas:

Siente crecer las plumas en tu espalda: El Cisne Negro

Dirigida por Darren Aronofsky. Protagonistas: Natalie Portman, Mila Kunis y Vincent Cassel.

Nos cuenta la historia de una bailarina de Ballet, Nina; quien por influencia de su madre autoritaria se ha dedicado a este arte desde muy pequeña y trabaja en una compañía de ballet en Nueva York.



El nuevo reto: la representación de El Lago de los Cisnes, en la cual es de vital importancia que la protagonista pueda interpretar al cisne negro y al cisne blanco; antagónicos el uno del otro. El cisne blanco representa la pureza y debe encontrar el amor verdadero y a través del beso del ser amado, romper el hechizo que le impide volver a ser humana; muy al estilo de Disney y los cuentos de princesas. Por otra parte el cisne negro representa los deseos más recónditos y tal vez oscuros del ser humano, y a través del juego de la seducción roba el ser amado de su hermana el cisne blanco, destrozando su corazón y llevándola al suicidio.

Representar dicho trama lleva a Nina a crear en su mente escenarios en los cuales debe dejar salir al cisne negro para cometer actos atroces incluso contra su propia humanidad; bajo la creencia que ella en realidad siempre ha sido un cisne blanco, atrapado en un sistema de mesura, recato y bondad que resulta su propia cárcel. La representación teatral se apodera de la bailarina al punto en que lleva la actuación al límite, convirtiéndose verdaderamente en los personajes de esta obra clásica a través de un juego sicológico en el que Nina no es capaz de distinguir entre la realidad y la ficción.

Aronofsky, con sus anteriores producciones “Requiem For a Dream” y “El Luchador”, ya nos ha dado muestra de su gusto por interiorizar los aspectos más profundos del sentir y la psique humana en lo individual. Más allá de la posible crudeza de sus obras, asombra la tesis de preguntarse ¿hasta qué punto es capaz de llegar un ser humano para conseguir sus sueños?.

La música es simplemente perfecta, la actuación excelsa; tomen nota de cuanto tuvo que adelgazar y aprender Portman para realizar este papel. El lenguaje cinematográfico utilizado por Aronofsky; lleno de primeros planos, logra que el espectador se identifique con el personaje y viva sus emociones. Uno puede sentir las plumas crecer en su espalda. Sin lugar a duda una película que todo cinéfilo debe ver.


Rocío Álvarez

0 comentarios:

Publicar un comentario