Ultimas entradas:

Matute confiesa haber llorado al leer por segunda vez ´El Quijote´

Tan feliz como el día que le comunicaron el premio, pero bastantes más nerviosa que entonces, Ana María Matute convocó ayer a la prensa para hablar de literatura y vida. De lo que soltó muy poco la escritora barcelonesa, de 84 años, fue del discurso que pronunciará mañana en la Universidad de Alcalá de Henares. "Será cortito", avanzó. ¿De qué versará? Solo comentó dos cosas al respecto.
Primero, que dará las gracias por el "honor" que supone recibir el máximo premio de las letras hispánicas, ese mismo que año tras año se le negaba a pesar de la reclamación de colegas y amigos. Segundo, que se centrará en la escritura, "la razón más importante" en la vida de una autora que nunca jugó con muñecas cuando fue niña porque siempre prefirió escribir sus historias.

Utilizando una silla de ruedas y acompañada por la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde (que le sirvió para repetirle al oído las preguntas de los periodistas porque lo primero que dejó claro la desacomplejada premiada es su sordera), Matute insistió en que el discurso le trae de cráneo. "Es lo que más me preocupa ahora mismo. Leerlo me da miedo porque yo ya no leo muy bien", subrayó. "Estoy preocupada porque quiero expresar bien mis sentimientos", añadió.

Tratándose del premio Cervantes, imposible no preguntar a la autora de Olvidado rey Gudú (1996) sobre El Quijote. Tampoco tuvo complejo alguno en asegurar que cuando lo leyó por primera vez, a los 14 años, justo al terminar la guerra civil que tanto la ha atormentado durante su vida, le aburrió "muchísimo".

RELECTURA Pasaron los años y cumplidos ya los 18 y siendo ya una escritora profesional, lo volvió a leer. Y le encantó. "Me enamoró", destacó. "Fue la primera vez que lloré leyendo la muerte de un personaje en un libro. Qué desencanto, qué frustración", añadió. "La muerte (del Quijote) me dio una pena tan grande, no por la muerte en sí, sino por la frustración de pensar que la vida ha sido una pérdida de tiempo", reconoció.

El universo literario de esta escritora que cuenta con el favor del público y el cariño de sus muchísimos lectores está formado por su interés por la Edad Media, la infancia, la injusticia social, los marginados, la incomunicación, la guerra y posguerra, la soledad y el odio. Por eso, con una obra que versa sobre hadas, gnomos, niños y monstruos también resultó imposible no preguntar a la galardonada sobre su infancia. Curiosamente, especificó que su niñez no es lo que más le marcó a la hora de convertirse en escritora. "La infancia me preocupa, pero existen otros muchos temas que también lo hacen. Por ejemplo, el odio y el amor entre hermanos. También me hace pensar mucho la soledad de los hombres. Ir solo por la vida resulta bastante inquietante", contó.

La misma pasión que derrochó a la hora de hablar sobre literatura (gracias a la cual Matute salió de una fuerte depresión) la utilizó para hacerlo del libro de papel. De lo primero, explicó: "Yo lo he pasado muy mal, pero también muy bien. He vivido muy intensamente el dolor y la felicidad, pero a la literatura grande se entra por el dolor y las lágrimas". De lo segundo: "Me encanta el olor del papel, el crujido de las páginas", manifestó.

TECNOLOGÍAS Acto seguido, dejó ver su cara más moderna pese a que reconoce que le gusta el "libro tradicional". "No creo que las nuevas tecnologías hagan daño a los libros. Simplemente, creo que hay gente que ahora no lee y que pueden empezar a hacerlo en una pantalla porque lo consideran más cómodo. Me parece bien, pero, eso sí, a mí que me dejen tranquila con mis antiguallas", indicó.

www.elperiodicodearagon.com/

0 comentarios:

Publicar un comentario