Ultimas entradas:

Subastan las joyas de fantasía de Wallis Simpson

Para los grupos de alta moda, el mayor potencial de ganancias está en las alhajas. Como dijo Tom Ford, el ex diseñador estrella del Grupo Gucci: “si uno quiere hablar de facturación por metro cuadrado, tiene que hablar de joyas”.

Este mes, la solidez como inversión de estos adornos de diseño exclusivo pero escaso valor intrínseco será puesta a prueba públicamente. La firma Dreweatts subastará piezas diseñadas por Alexis Kirk que fueron creadas para una de las primeras mujeres célebres que usaron, y pusieron de moda, las joyas de fantasía: Wallis Simpson, duquesa de Windsor.


Aunque la cruza entre el mundo de la alta moda y las joyas de diseño se remonta a la década de los 20, con nombres como Coco Chanel y Elsa Schiaparelli, la tendencia no se hizo popular hasta los años 50.

En 1937, Simpson, la divorciada por la cual Eduardo VIII renunció a la corona de Inglaterra, dijo: “Odio admitirlo, pero en este momento estoy absolutamente fascinada por las alhajas falsas”. Y empezó a comprar pulseras y collares diseñados por Kirk, un descendiente de armenios que se especializaba en piezas de fantasía con toques orientales. Cerca de 23 lotes con sus joyas saldrán a la venta en Dreweatts con precios estimados que, en algunos casos, superan las 3.000 libras (u$s 4.644).

“La joyería de fantasía empezó a tener mucho peso entre los coleccionistas a partir de la década de los 90, junto con todo tipo de artes decorativas”, explicó James Nicholson, director de joyería, platería y relojes de Dreweatts.

Según Carmen Haid, fundadora del sitio web especializado en objetos vintage Atelier-Mayer, las marcas más populares son Christian Dior, Chanel, Miriam Haskell, Hattie Carnegie, Schiaparelli, Givenchy e Yves Saint Laurent, “especialmente las joyas usadas en las colecciones de alta costura”.

Nicholson advierte que “las piezas de joyería que no están asociadas con una celebridad o una colección de haute couture suelen tener un tercio del valor de las que sí lo están”. El precio estimado de apertura para las alhajas de la duquesa, por ejemplo, es de 1.500 libras, mientras el precio de una pulsera común de Kirk comienza en 80 libras.

Los objetos relacionados con celebridades o personas de las familias reales figuran en una categoría diferente. El valor está en “la asociación con una mujer famosa por su estilo y por las joyas que usaba”, agregó el experto.

En el caso de las alhajas de Simpson, otra celebridad fortalece su valor ya que aunque WE, la película dirigida por Madonna sobre la vida de la duquesa, no fue bien recibida por los críticos, nadie hablo más de la ropa o las joyas. “Todo lo que tenga que ver con los duques ayuda. Los nombres mágicos movilizan a la gente”, señaló también Nicholson.


LAUREN GOLDSTEIN CROWE/

www.cronista.com/

0 comentarios:

Publicar un comentario