Ultimas entradas:

Todo sobre las lágrimas

Aparte de las ya sabidas razones emocionales por las cuales lloramos, existen otras causas como el clima, las alergias o un simple bostezo que pueden desencadenar que los ojos desprendan lágrimas.



Las lágrimas son el mecanismo que emplea nuestro cuerpo para limpiar y lubricar los ojos. A pesar de estar compuestas en su mayor porcentaje por agua, incluyen glucosa, sodio, potasio y algunas proteínas con función antimicrobiana.

Esta sustancia protectora es segregada por las glándulas lacrimales que se localizan en la zona superior externa de cada órbita. El acto de llorar se compone de dos fases, una de secreción de la propia lágrima y otra de drenaje, que termina en la nariz. Por ese motivo se presenta el llamado ‘moqueo’.



Según un estudio del  Centro Médico San Pablo Ramsey en Minnesota, las lágrimas se clasifican en tres tipos: las lágrimas basales que mantienen el ojo lubricado y la córnea húmeda, imprescindible para evitar enfermedades, las lágrimas reflejas producidas cuando alguna sustancia irrita el ojo, por ejemplo al cortar una cebolla o cuando entran ‘basuritas’, y en último lugar se encuentran las lágrimas psíquicas y el llanto en si mismo. Este proceso responde a situaciones de gran tensión emocional, tales como dolor, ira o alegría intensa. Estas lágrimas tienen  una composición hormonal diferente a las dos anteriores y responden a la acción del hipotálamo sobre el sistema nervioso.

Una investigación del Instituto Weizmann de Ciencia de Israel y publicada en la revista National Geographic,  ha revelado que las lágrimas emocionales de las mujeres disminuyen la excitación sexual en los hombres, pues la composición de este tipo de lágrimas afecta a la producción de testosterona, debido al envío de señales químicos, reduciéndose también el comportamiento agresivo.


Fuente: Diario Femenino-ATS Web

0 comentarios:

Publicar un comentario