Ultimas entradas:

Cómo hacer para no llamar a tu ex

A veces no es tan difícil tomar la decisión como sostenerla. Cómo hacer para no caer en llamados, mensajes de texto y chateos desgarradores.
Antes había que concentrarse en evitar un solo objeto, un único objeto de perdición: el teléfono. Ni siquiera el celular. El único teléfono que existía era el de línea. Cuando la angustia apretaba, bastaba salir de la casa para sentir una especie de liberación: ya no estábamos al alcance de un Ring. Ahora separarse de alguien es mucho más complicado. Toda una red de aparatitos, alertas, cartelitos y mensajitos nos asaltan como pop ups con el rostro del ser que nos desgarró el corazón.

Desmontar toda la ingeniería de comunicación es un tema en sí mismo. Sacar a tu ex de tu lista de contactos en el celular es un paso. Sacarlo de tu lista del msn, de tu lista de Facebook, etcétera. Pero además basta prender la computadora para enfrentar tres o cuatro vías de comunicación por las que podríamos enviarle un mínimo guiño, un te extraño, aunque más no sea un punto y coma para que sepa que no desaparecimos de la faz de la tierra. Qué difícil que es aguantar ese impulso de volver a hacer contacto.

Hay gente, unos pocos elegidos, que logran sobrellevar estas situaciones con gallardía. Conocí a una y le pregunté cuál es su secreto. Dijo que no hay recetas mágicas, que la cosa duele y hay que aceptar que duele. Eso para empezar. La segunda cosa fundamental es mantener la autoestima en un lugar bien alto, en lo posible con vista al río. Es una herramienta fundamental para no ceder.

Tercera cosa: no perder de vista el motivo por el que decidimos separarnos. La mente tenderá a querer recordar los mejores momentos. Esos son instantes de debilidad. Esta chica, cuando siente que está a punto de enviar un sms con la palabra "socorro" al 0800 MI-EX, se acuerda de las perradas que le hacía el muy maldito. Y no lo manda.

Darse pequeños gustos. Detalles. Satisfacciones mínimas que nos puedan hacer sentir mejor. Tal vez es el momento para comprar ese no sé qué que tanto te gustaba...

Contraer nuevas obligaciones es una buena forma de evitar caer en pozos de desasosiego. Para esta chica abrir un blog es una excelente forma de mantener la mente ocupada en esos huecos de tiempo vacío que deja la relación que ya no está. Cualquier cosa que permita reciclar las horas que pasábamos con el ex, viene bien.

Finalmente, antes de mandar el mail o hacer ese llamado, reflexionar por un momento cuáles serán las consecuencias de ese pequeño acto de desesperación ¿es que realmente querés volver? ¿existen verdaderas posibilidades de arreglar las cosas? Porque si es que no, entonces mejor respirar hondo, guardar el celu en el bolsillo y seguir caminando...

0 comentarios:

Publicar un comentario