Ultimas entradas:

Carmen Morales, la novia más feliz del mundo , casada con Luis Guerra

Para muchos fue un papel el que representaron los Morales el pasado fin de semana durante la boda de Carmen y el empresario Luis Guerra. Para los que la conocemos, sabemos que fue uno de los días más felices de su vida. A pesar de lo que podáis pensar, Carmen es una mujer convencional a la que siempre le hizo especial ilusión casarse. Era una espinita que siempre había tenido clavada y ha podido quitársela. Ha sido como siempre había soñado. Con el mar muy cerca y rodeada de sus más íntimos. Su familia al completo y sus amigas, las de siempre. Sólo fueron invitadas dos compañeras de profesión, las actrices Bárbara de Lema y Ana Ruiz.


Estuvo acompañada y asesorada en todo momento por su hermana Shaila. Fue ella quien la ayudo a vestirse y le agarraba la mano mientras la peinaban y la maquillaban. Así lo hizo ella cuando se casó Shaila, pese a todos los rumores que circularon en aquel entonces. Antonio, su hermano, fue el encargado de elegir la música que acompañó a la novia ese día desde que se despertó, hasta que terminó bailando como una posesa en la pista en compañía de sus amigas. También cumplieron papeles muy importantes ese día, su tía Fedra, que la acurrucaba cada cinco minutos cuando veía los nervios en la cara de su sobrina; y su representante, una persona de plena confianza para Carmen. Lo pasó en grande y su cara rebosaba felicidad.

Muchos han hablado de una boda triste en la que Carmen echo de menos a su madre, pero eso no es cierto. Carmen echa de menos a su madre todos los días, pero nunca la recuerda con dolor o pena. El único momento en el que Carmen estuvo a punto de venirse abajo fue cuando su hermana Shaila le cantó, casi susurrándole, una canción que su madre les cantaba a ellas cuando eran niñas. En mi humilde opinión fue una de las bodas más bonitas a las que he asistido.

://blogs.20minutos.es/

0 comentarios:

Publicar un comentario